Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Kahuyahime no monogatari’

PrincessKaguyaCover

Escribo para denunciar robo y estafa.
Parece mentira que a día de hoy se nos haya escamoteado en España y haya pasado tan de puntillas en España esta obra maestra del estudio Ghibli. Estoy convencida, puestos a lo peor, de que una película con reconocimiento internacional en todo festival festivable, parabienes críticos y nominación al oscar de animación-perdón Academia- como es de rigor (a pesar de tener a la apisonadora Disney post Frozen barriendo para casa) cerrando su carrera, ni tan siquiera ha pasado por la gran pantalla. Lo que en “este” caso concreto resulta poco menos que una alevosía. Ya lo he dicho.
kaguya_the cutter

El cuento del cortador de bambú es uno de los textos fundacionales de la literatura japonesa. Lo asegura el prólogo de la cuidadísima edición de Cátedra y no hay motivos para dudarlo-e Aparte del silabario empleado, en él se encuentran varios motivos comunes al folklore universal incluso anteriores a la época de su fijación por escrito y familiares desde el imperio de la época Heian a la Europa de Perrault o los hermanos Grimm. (Por no decir nada del desternillante final de Naruto….o de cierta princesa del Ojo Blanco que desató la mayor pairing war que vieron los siglos). Pongamos por ejemplo una anciana pareja sin hijos bendecida de sopetón con una niña extraordinaria de origen misterioso, o la princesa inalcanzable imponiendo pruebas imposibles a un conjunto más o menos impresentable de pretendientes. Lo que aporta el cuento del vejete montañés que se encontró una princesita resplandeciente “del tamaño de un grano de mijo” dentro de un bambú es un poder de mito fundacional del tamaño del monte Fuji-literalmente. Lo que tiene esta milagrosa versión animada del “tale as old as time” es….al papá de Heidi y Marco al timón. Esto ya debería decirle todo al espectador español de edad interesante. Isao Takahata, colaborador de Hayao Miyazaki desde sus inicios en la Toei y responsable de las desventuras de la niña de los Alpes de marras, es igualmente autor de la que tiene fama de ser la película de animación del cine nipón, La tumba de las luciérnagas. Lo de este hombre es vocacional, y sobran más comentarios.

kaguya_3.0
La raíz del tojo verde…..

Takahata emplea todo su mimo, delicado arte y veteranía concretamente en “su” actualización del personaje de Kaguyahime, el regalo precioso otorgado a nuestro cortador de bambú directamente de las alturas celestes (si las cantidades de oro y vestimentas preciosas que aparecen tras al descubrimiento no fueran señales suficientes, la velocidad meteórica del crecimiento “en gracia y belleza” de la criaturita debería ser una buena pista). La Hime o princesita misteriosa de la historia disfruta, al contrario que en la narración original, de una infancia libre y salvaje en sus montaña al más puro estilo Heidi, salvo las cabras. El ritmo de la vida al paso de las estaciones, la armonía con la naturaleza y la alegría de los juegos con los chicos su pandilla, para quienes es, sencillamente, “Brotito” e incluso los amoriños primeiros terminan abruptamente cuando a su obcecado y cazurro padre se le mete entre ceja y ceja usar devolver a su Hime al lugar que le corresponde y convertir a Heidi en Adelaida, según lo que toma por imperativo divino . El cielo así lo ordena, o no habría enviado tanto oro y tantas sedas con la nena milagrosa.

kaguya 4
Canta el ruiseñor, caantaaa el ruiseñor…..

Brotito termina su existencia campesina para iniciar su adiestramiento en perfecta aristócrata de la época de la dama Murasaki.-Con impagable señorita Rottenmeier adosada y todo como profesora de buenas maneras. Una Hime no corre, incluso no camina, se desplaza suavemente arrodillada-si es imprescindible-tal es su función como parte del decorado. Una Hime no necesita cejas y no suda, porque no tiene necesidad de hacer esfuerzos. Una Hime se tiñe los dientes de negro porque no tiene necesidad de enseñar las encías como una mona. Una Hime no tiene otra cosa mejor que hacer que pasarse el día escondida tras un biombo dándole al Koto o practicando caligrafía. El resultado de semejante adiestramiento, que la desdichada parece “recordar” al platónico modo más que aprender, es colocar en el mercado matrimonial una perfecta mercancía a la que, al recibir su nombre completo “Princesa Kaguya”… acaba por venírsele encima todo el peso del patriarcado medieval- Mercancía tanto más melancólica y apagada cuanto con más afán su palurdo y bien intencionado padre adoptivo se empeña en colocarla.

kaguya-the heCK--
Papi, esto no puede ser normal

Por no decir nada de los muy individualizados y caricaturescos pretendientes de altísima cuna y turbias intenciones-la parte que sigue fielmente al cuento tradicional- a quienes la ya casadera e inalcanzable Kaguyahime impone tareas imposibles para sacárselos de encima, como buena heroína de cuento tradicional-Pero, al sentido del humor rompedor de la narración original nipona nuestra Hime es, ya para siempre, el arquetipo de la princesa que no podía reír.

kaguya suitors
Y para colmo, sin verle la cara ni una sola vez

No hay contraste más desolador que el del hada misteriosa de voz y música hechiceras oculta tras su biombo, a quien esta cuadrilla de snobs pretende como premio y la pobre Heidi-o Kaguya prisionera de sus capas de kimonono y pintura y encerrada en sus jardines artificiales. Para cuando la fama de la imposible Kaguyahime llega a los ávidos oídos del joven y marchoso emperador, se masca la tragedia.

kaguya koto

Este affaire imperial- la culminación de nuestro drama arquetípico de menosprecio de corte y alabanza de aldea – es quizá la mayor divergencia con la historia original respecto al personaje de Kaguya, pero un muy lógico final a los desvaríos del inocentón campesino que se encontró un tesoro venido del cielo y a quien el éxito de su Hime terminó por alelar definitivamente. El arrepentimiento llega al tiempo de la revelación de los altos, altísimos orígenes de la niña del bambú.

kaguya rage

Todo ello dibujado al trazo suelto y amorosamente decorado como una acuarela. La simplicidad clásica del estilo brilla especialmente en momentos extraordinarios -Kaguya, en un estallido de furia animal, llega a convertirse casi en un ideograma- Kaguya mezcla presente y pasado bailando bajo un cerezo en flor…. Los rostros pueden llegara poseer la intensidad de un grabado, la banda sonora de otro veterano del estudio, Joe Hisaishi….se eleva y en fin, quizás es este aire intemporal y casi testamentario lo que convierta a este fim-junto con “el viento se levanta” de Miyazaki, el perfecto broche o fin de fase a unos estudios que están…..en reestructuración.

kaguyasfarewell
Ah la luna la luna

Lo extraordinario del cuento de la princesa Kaguya, mito y película, es su apasionada defensa de los efímeros placeres y los inevitables dolores terrenos frente al vacío de la perfección divina-no sentir nada. Al grito indignado de la finalmente humanizada Kaguya del cuento original “Estás hablando como un insensato” cuando los seres celestiales de los que proviene le hablan del mundo impuro de aquí abajo que está a punto de olvidar, se une el de versión fílmica cuando-en dos momentos de belleza casi surreal-completa la canción tradicional de su aldea con su propia estrofa y melodía, poniendo su fe en eterno ciclo del renacimiento y pidiendo desesperadamente no ser olvidada en el mundo sublunar. Al igual que esta película, de la que tampoco somos dignos salvo para la contemplación en arrobo extático.

Read Full Post »