Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Sakura Haruno’

naruto HOKAGEsasuke adult

Snif, snif.Quién lo iba a decir, Hokage Naruto y apatrullador Sasuke

Dos semanas, damas y caballeros. Dos semanas de alaridos, berrinches y pataletas , amenazas siniestras en la red , acosos twiteros  a  artistas indefensos,  fan fictions o comics alternativos y  una sensación general de terror y desconcierto como pocas veces se había visto desde los tiempos  de Harry Potter.  Que Naruto  ha terminado-cuando parecía que el chicle se estiraría ad infinitum-que la historia no daba para más, pero ay, que algo había quedado  en el aire. L´amour. Las parejis son un asunto serio. La negativa tajante de Masashi  Kishimoto a tratar el asunto a fondo en  las páginas del manga, llenando la historia de declaraciones de amor histéricas que no llevaban a ningún sitio por causa mayor de género literario menor, su fea manía de dejar el peso de la subtrama romántica  (que, a pesar de todo, haberla la había) en las sufridoras manos de los personajes femeninos, mientras los mozos se dedicaban a sus mamporros y a explorar explosivamente sus lazos fraternales y a quedar, todo sea de paso, como auténticos cenutrios, sin contar con la artera táctica de resolver el desaguisado por el socorrido método victoriano  “Epílogo: todos mojaron” acompañado de una alucinante ristra de churrumbeles,  ha probado ser un espitón de pólvora para la respetable audiencia….occidental, la más ofendida por el resultado final de tanto amor no correspondido. De todas las tramas de un manga de castañazos a escala casi planetaria, lo más importante estaba en averiguar si Juan se quedaba con su Juana y todo estaba en orden en en universo. Y entonces, se hizo el caos. El legendario despiporre. Ardió Troya. ¿Cuál puede haber sido la causa de tanto alboroto?

1-Kishimoto y sus pistas falsas

-Por mucho que el mismo autor avisara y recordara que este manga no tenía “heroína”, el respetable se dejó llevar por los trucos de Kishimoto y su afición a los paralelos. por ejemplo, el hecho de que Sakura sea comparada a la difunta madre del héroe , y toma cliché….sin tener en cuenta el hecho de el mismo Naruto es, igualmente, su versión masculina. O la habilidosa técnica de la yenka-cuando parece que la subtrama rosa avanza, un pasito patrás. Aún más insidiosa resulta la idea completamente grabada a fuego en nuestra mente colectiva de que “el héroe tiene que quedarse con la chica”. De este modo zorruno, muchos lectores se dejaron guiar por la impresión de que si Naruto había decidido en capítulo tercero que Sakura Haruno era una pavita mona que le gustaba, la tal caería con todo el equipo aunque fuera en el capítulo 699. Y Sakura no cayó. Ni el hecho de que la infeliz tuviera que forzarse a sí misma a confesarle, por sentimiento de culpa,  una declaración amorosa horrenda-véase mi entrada correspondiente al glorioso evento, ni el que, en record mundial, la pobrecilla se las apañara para gritar al viento una tercera declaración en toda regla…pero al completamente volado rival Sasuke Uchiha ( y por segunda vez en el manga) , con nuestro Mesías perfectamente tranquilo, sereno  y con carita de “allá vamos otra vez” dispararon las alarmas.

sakura in love Bomba en5, 4, 3, 2…..

2- Sasuke uchiha habla, y todo, no fastidies?-Guenevere, oh Guenevere

Algo olía también a podrido en Dinamarca cuando nuestro lancero, Sasuke, tras años atormentándonos con más vueltas de guión que el Riesenrad, comienza a mostrarse mohíno y cariacontecido. Tantos años siendo psicópata a tiempo parcial y tremendo capullo en todo su esplendor manifiesto por causas genéticas, y ahora que parecía que habíase encontrado a sí mismo en su intención original de ser un batman vengador, pero a escala universal……sin lazos, ataduras  ,  sentimientos o remordimientos, ni….

sseyes

Ah, ni hablar.

Y   lo que tenía que pasar, pasó. Mientras el mundo entero contenía el aliento horrorizado ante la posibilidad de que noli me tangere Uchiha descubriera el eso femenino , respiraba aliviado cuando nuestro bastardo recalcitrante se ufanaba de que nanay, a él con melosidades y argucias romanticonas, se regocijaba-o indignara ante lo apretado del calendario-con su monumental y salvaje batalla contra el mesías Naruto….llegó el penúltimo capítulo, la iluminación tras soberana tunda mutua y el Uchiha destapó sus sentimientos ocultos, primero por su hermano kármico Naruto, luego por la única familia que había conocido. Que incluía…..

Horror.

nar-bye bye
No es impregnación mística pero casi-el máximo gesto afectuoso que conoce el rey del hielo 

Tantos días pasados y los rugidos y la bilis todavía rebosan pos los foros internáuticos. El esquema comedia teen-chico poco popular-reina de la clase-chico malo-está todavía demasiado enraizado para que el personal autorice a dos de los personajes más controvertidos-odiados de la serie a escapar a sus obligaciones y a terminar tan íntimos. Demasiado íntimos. Nuestro a pesar de todo sufrido bastardo ganó muchos puntos tras su reflexivo discurso final-es irónico que la serie la cierre el rival, y no el Mesías. Cuando al fin, al fin las obligaciones contractuales le permitieron madurar, nuestro Saskay lo hizo a lo grande. Ni el Raskolnikov de Dostoievski comprendió tan agudamente la diferencia entre conversión repentina y trabajar por la redención, y “ese es mi niño”, grita una, al despedirlo en su nuevo viaje expiatorio. Pero y su Sonia, digo esa tonta de Sakura que se queda toda ruborosa y temblorosa, plantadita en la puerta con pinta de echar hojas ahí hasta su regreso? Sakura ha incumplido contrato y se ha llevado la mayor parte de los palos. Su glorioso destino era ser la chica, y se quedó en “aquella”.  En la que pudo tener al Jesús Ninja y se prendo y obnubiló por “El otro”. Oh, Guenevere.
¿Misoginia encubierta? Un poco, me temo. Suena melodramático, porque aparte de llamársela de todo menos bonita, las excusas a tanto vitriolo se escudaban en la atacada dignidad femenina. Pero el hecho de que al mismo mesías le haya costado un brazo, literalmente, llevar la buen camino a su hermano del alma sin que le haya registrado ni un cuarto de la mala baba lectora, el hecho incortrovertible de que lo se esperaba de ella era que concediera sus encantos al buenazo que la trataría como una reina…… aun cuando el mismo buenazo había dejado de perseguirla románticamente años atrás ( en un manga tan idealista y enaltecedor de los lazos familiares  una Sakura orgullosamente solterita no era una opción-público equivocado)-y el que aún no se sepa el grado reformado de nuestro gran pecador del sharingan en el momento de la infame coyunda para ponerla a caer de una burra me hacen olfatear chamusquina

. 3-Hinatazo

momma hina

Auntoexplicativo. Esta Viñeta fue la filtración que desató la histeria en internet. Ni se necesita entrar en detalles sobre las inconfundibles marcas en la cara de la criaturita y en la respuesta clara de quién era la afortunada que, al fin, había conseguido llevarse al Héroe del ramen al huerto. Finalmente  se explica el el motivo del nombre de la princesa del Ojo blanco, su boceto inicial mirando al lucero diurno, anterior incluso al del interés romántico que resulto falso, Sakura, y el nombre elegido para la retoña, Himawari-Girasol- ¿hace falta más sutileza después de machacarnos durante 699 capítulos con la cualidad del Nardo como héroe mitológicamente solar escrito en luces de Broadway, en especial tras la famosa cubierta de ambos dos haciendo manitas?

4-BABIES EVER AFTER

-Uno de los motivos del desconcierto ante tanto epílogo “tantos años después” fue el baby boom acaecido en la villa de la Hoja. Nenes por doquier, sin saber cómo se juntaron sus progenitores.(ni tan siquiera, a decir verdad, nuestras parejas principales). La sensación-real-de que se está montando el tinglado para una nueva serie con los hijos de. Obviamente. Naruto, como personaje principal, ya no daba más de sí. Su estatus mesiánico estaba llegando a niveles insoportables. El alma de Sasuke está salvada. El mundo ex ninja parece en paz. ¿Cómo seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro? Naruto GT, por supuesto. Un mini clon de Naruto, Bolt-(su debut gamberro,” igualito, igualito a”  fue un puntazo nostálgico)…..  y…atención al satánico detalle, una hija de Sasuke, Sarada, obsesionados los dos  por sus legendarios papis. El shock de ver a Naruto como figura autoritaria, santa Rowling nos asista, tardará en apagarse. Por supuesto, una nueva guerra de parejas se avecina. Adivinad. Y aún son pre-púberes.

bolt

El ataque de los clones o el resultado de mezclar a mini-Naruto con una lechuga

sarada

Si la niña hereda el sharingan, aviados vamos. Mirad esa carita.

5-NO CONFÍES EN LOS RELLENOS

Culpa de autor fue no controlar personalmente los añadidos que los equipos de animación a cargo la versión animada y películas de Naruto añadieron a la historia., hasta un punto en el que se llegaba a contradecir o ignorar alegremente los-siempre episódicos- avances de la subtrama ñoña en su escueta versíón papel. Si el equipo correspondiente era pro Naruto-Sakura, o sentía que los vientos corrían esa dirección…..especialmente en fases críticas de la historia….. Hay que reconocerlo, los añadidos fueron muchos, de modo que cualquier seguidor “anime only” puede llegar a sentirse entre desconcertado y estafado. Ay, Yuka, cuánto mal has hecho.

Naruto-yucka
¿Y esto cuándo ocurrió?

Lo que no excusa a estas nuevas generaciones  lectoras  el derecho que creen tener sobre una obra literaria-aún tebeo-, sus exigencias por un nuevo final, sus acosos al ayudante de Kishimoto via tweet, los insultos  absurdos y burdos al autor y este afán propietario, aunque sea  explicable tras años y años de seguir y sufrir con unos  personajes que creemos nuestros pero que, lo siento,  sólo creemos que lo son. Recomendaría  a los  insatisfechos entre tanto hipido recordar la anécdota de los fans  de Dickens y sus lagrimones y peticiones  por  el destino de la pequeña Nell. La creatividad, el fan art y la fan fiction son mejores que las recogidas de firmas para boicotear el producto, que a eso se ha llegado. Esperemos que la película, si alguna vez llega a las costas afectadas, ayude a superar la catatonia. Es difícil-no imposible-que el anime se destape con un final alternativo después de tanta promoción. .La nueva generación  ninja  se ha extendido como setitas por la red , se anuncia mini para la primavera y el nivel de desbarre está alcanzando límites insospechados (?), hasta el punto que el hijo oficial de Naruto está compartiendo fan art con el apócrifo.-Sin contar con las teorías conspirativas y la readjudicación de querubes a sus padres “auténticos” .
Quién se lo iba a decir al humilde novato Kishimoto hace 15 años.

Anuncios

Read Full Post »

hinata the last
Nena, tú vales mucho

Sí, es ella. No podía ser menos. Con Naruto, el manga, a punto de ser historia, y la historia de Naruto, en audaz estrategia mercadotécnica, a punto de rematarse en película ¿Qué mejor modo y manera de arrastrar incautos a las salas que sacando a la Hinata?

Aunque parezca mentira, Hinata había cumplido con creces su misión manganífica que era, ni más ni menos, recoger el testigo de su primo Neji simbolizando la reconciliación de las dos ramas de su clan, y estar ahí  para el héroe cuando el nindo o escala de valores  que comparte con Naruto se viera amenazado. Su bofetada y épico discurso moralizador eran su función en la historia principal, a partir de lo cual debía ceder el paso a la mocina de la historia, Sakura, la cual a su vez debía-y aún debe-estar ahí para cumplir épicamente sus funciones de enfermera glorificada mentras el Mesías y el Anticristo  terminan sus diferencias a guarrazo limpio, como debe ser.

Pero-para exprimir la gallina mientras se pueda-queda tooooda una subtrama romántica por aprovechar que nuestro  autor detesta, pero que los equipos del Estudio Pierrot se ha dedicado a aventar, en refocilante guerra sin cuartel, desde los tiempos en los que nuestros héroes y heroínas aún ni sufrían de espinillas. Aparentemente el marjal sentimental de Naruto no cabe en el manga, para rematarlo  bastaría un epílogo apañado…… pero sí puede resolverse en episodios por entregas.Y, de este modo, Wagnerianamente, un terremoto sacudió internet cuando autor y estudio de animación decidieron que el último film centrado en Naruto tendría sobre tema el Mesías (rediseñado más o menos ya casi en talla adulta) descubriendo el amooor y cierta bufanda roja, sobre la que corrieron miles de píxeles, como el hilo rojo del destino que tanto chifla a los japoneses apuntando en el poster a…. sí, ella.

Lo mejor estaba por llegar-primera bomba,la cubierta del tema musical

hinata sountrack

Cuerpo a tierra. ¿Naruto paseando, solus et sola, con una Hinata igualmente adultizada , recauchutada y más destapada?

Tumblr estalló. La sinopsis del film se reveló relacionada con la última Megavillana del manga y  el clan  Ōtsutsuki, villana  asociada mitológicamente  con la luna lunera y nada tangencialmente….con los Hyuuga

hinata badass

pocas cosas hay más lunares que el clan del ojo blanco

Con Hinata-y hermana-como princesas en peligro obligadas de toda película de Naruto, solo quedaba por ver quién podría  estar al mando del equipo de animación. Soprpresa sorpresa-entre otros, Hirofumi Suzuki. No hay mejor prueba-en esta peculiar guerra de animadores-de que, secuestrada o no,  asunto será hinatacéntrico. ¿La prueba? La especialidad de la casa  como aperitivo, chibi Naru y chibi Hina

bebenaru

bebehina

Dawwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww pero qué cosa más mona po dió

La apoteosis trailerífica llegó cuando, para rematar faena, el tráiler muestra a nuestro casi adulto Tarugo Uzumaki con aqueste gesto de borrego degollado, en romántico ambiente con una Hinata que hace largo tiempo que llegó a la edad de merecer. QUE YA TE VALE, CEPORRO.¿CUÁNTO TIEMPO MÁS VAS A TARDAR EN DAR CALABAZAS A ESTA INFELIZ?

hinata goes shojo

Temblorosa pupila shojera él, melena L’oreal  al viento nuestra princesa del ojo blanco, y toma carnaza-ya está montado el Belén. ¿Tiene esto algo que ver con el manga o con su previsto final, la semana entrante? Con pinzas. Hinata está actualmente esperando (con llamada desesperada y todo) a ser desenvuelta cual regalo de Navidad encerrada en un capullo-con perdón-acompañada del resto del ninjaverso salvo el Equipo Siete. La película muestra a un Naruto mucho más entrado en la adultez-sin perder, eso sí, su encanto de galán gañan…..¿salvando a la humanidad-otra vez- en pleno ataque de redundancia o resolviendo su vida sentimental, o ambas cosas cosas al mismo tiempo?

naruto the dork

RAAAAASENGAN

Un Naruto que, al parecer, ha vuelto a pasar dos años envuelto en una burbuja temporal.

Sakura, nuestra Guenevere, está fantabulosa como la mejor ninja médico de la villa siempre lista para un shannaroo en tiempos de crisis

sakura-the last

CHÁ!

Y en cuanto a Sasuke, el lancelot-Mordred- , pobre víctima acosada de los dos mayores bromances del manga, parece estar inmerso en una provechosa carrera a tiempo parcial entre Ambu errabundo y Clint Eastwood, pero su historia en el manga ha finalizado, deo gracias.
sasuke the last

El poncho es un espoiler

Kakashi…..no tengo palabras. Kakashi es uma maniobra de distracción en sí mismo.

¿Pero Hinata?

hinata kidnapped

Ay, esa bufanda

El villano va a por ella-Bueno, en primer lugar secuestra a su hermanita Hanabi, espero que no sea debido a la antigua broma de que todos los Hyuuga se parecen-así que ya sabemos para lo que está. ¿La mejor campaña publicitaria desde que el mismo equipo Pierrot decidió hacer aparecer brevemente a su versión sexy de un universo paralelo-junto con la versión pendona de Sasuke- en la anterior película para camelar al personal, y colarnos luego un truño en el que Naruto echa mucho de menos a sus papás?
¿Estamos en el troll de la década, la maniobra publicitaria del siglo, las calabazas más largas de la historia, o realmente Kishimoto va a tener el descaro de complementar el manga con una película….porque creó tal engendro en sus páginas que no tuvo tiempo ni ánimo de enfrentarse a él en el tebeo?
Y la pregunta del millón-Yuka Miyata, la animadora de Pierrot responsable de convertir a Naruto en un Dobbin martirizado en sus rellenos-y peor, manipulando el canon- tendrá un ataque de apoplejía si Suzuki contraataca con un Hinatazo en esta película mientras Kishimoto deja un final abierto en el manga riendo satánicamente?

Buenos tiempos para tumblear,leñes!

Read Full Post »

Como la trucha al trucho, Naruto-contempla mi rubor de colegiala

Mi relación con el anime de Naruto es, como quien dice, tibia. Sólo domingos, festivos y fiestas de guardar. Lo cual, traducido a visionado significa acechar cualquier oportunidad para el marujeo del equipo de animación. Es decir, las célebres confesiones-catatonias del 2009. Si el esfuerzo sobrehumano de la desdichada Hinata mereció flashback apócrifo, animación estelar en cinemascope, dolby estereo y brillos capilares dignos de la melena de Hinata porque ella lo vale…el intento-abortado- de la aún más desdichada Sakura, heroína oficial del invento, tuvo lo que se merecía-una piadosa condensación de lo que en el manga se extendía dos capítulos. Y drama, mucho drama. Es que vamos a ver, Sakura-chan….¿A quién se le ocurre declarar sus sentimientos más íntimos y profundos en plena nevada, delante de dos senseis, tres colegas ninja y un perro del tamaño de una vaca asturiana de los valles?

¿ Tiene Rock Lee problemas gastrointestinales? O es que, acaso, había gato encerrado?

Disfrutar esta parte del capítulo 206 de Naruto Shippuuden es el equivalente a contemplar en directo la voladura controlada de una ruina histórica, puestos en versión nostálgica, o un choque frontal de trenes, según preferencias parejiles. Y lo peor-el encuentro de heroína y héroe redentor con la versión ya completamente ida de la olla de Sasuke Uchiha, el perdido del equipo Siete, en plan maníaco homicida con risotada de villano marca registrada y todo-aún estaba por llegar en los siguientes capítulos. Faltaba alguien por confesar, y cantó Naruto, repitiendo casi palabra por palabra la declaración de Hinata….pero a Sasuke.
Misterios de Kishimoto.
Lo que atacó a este hombre la temporada del año 9 al 10 es inexplicable, a no ser que realmente se hubiera propuesto convertir Naruto en la versión ninja de La Rosa de Versalles y demás shojos por el estilo. Nuestro Kishi no está cómodo dibujando personajes femeninos, odia las escenas románticas, el género no se presta a ellas, de modo que ¿Cómo resolver la papeleta? Arreglarlo todo a base de confesiones dramáticas (el dramarama se le da mucho mejor) en el momento más inesperado. Los resultados son apoteósicos, nuestros personajes se comportan luego así como afectados por amnesia traumática, y aquí no ha pasado nada…. y a otra cosa, mariposa. De modo que “esto” es lo que Masahi Kishimoto hizo del interés romántico del protagonista, Sakura, y “esto” fue lo que supuestamente nuestro mesías naranja llevaba toooda la vida esperando oir. “Sasuke ¿Quién?, bah, Sasuke es mu criminal, tú estás siempre disponible, eres un Héroe, eras un perdedor patoso pero ahora eres guachi y todo el mundo te admira y ¿te he dicho que… El corazón de las mujeres es como el cielo otoñal”.
Sakura è mobile, qual piuma al vento, tralará, tralará, e de pensiero.


Reacción del héroe:” A ver, dónde está la cámara oculta”

Hay que alabar los esfuerzos del equipo de animación, los mismos que se han pasado toda la serie trabajando por Kishimoto, añadiendo escenas y tratando de convertir a Sakura en una tsundere como Dios manda, y va el Kishi-san y les hace esto. Podían haber optado por la farsa embarazosa, podían haber optado por el equívoco, podían haber embellecido demasiado el intento… pero final y juiciosamente, optaron por simplemente animar casi tal cual el enojoso asunto, aumentando solamente la reacción enfadadísima de un Naruto que en versión anime pasa directamente del shock al “no trago, corta el rollo, Sakura-chan” (gran trabajo de la “voz” japonesa de Narutín, que es una mujer!, Junko Takeuchi) y la expresión dolorida de la pobrecilla Sakura. Y venga violín, mucha música triste. Y más nieve.
Kishimoto optó en una entrevista por describir el intento de Sakura como esfuerzo heróico y cornelliano por aliviar a Naruto de su promesa de encontrar a Sasuke y “compensarle” en palabras de otro personaje, por tenerlo sufriendo por amor. y esa fue la salida honrosa del anime frente al traspiés de un futuro romance que en versión manga había sido hasta ahora planito como Castilla. Quizás por ello Kishimoto decidió crear este tropezón, pero alguien debía haberle recordado que utilizar una confesión como sacrificio expiatorio por el bien del Héroe queda mejor cuando o bien se trata de “fingir que ya no le ama pero para protegerle” , o bien se trata de engatusar al villano. Lo de engatusar al Héroe queda algo más sordidillo. En menudo papelón ha dejado a sus posibles tórtolos. Oh, el drama. ¿Acaso mentías cuando decías que me amabas, o soy un merluzo de mucho cuidado? Podría preguntarse nuestro Héroe. Salvo que no se lo pregunta en ningún momento

“Odio a las personas que se mienten a sí mismas”-, dice Naruto. o Te calles, mujer, que sólo estás aquí para cubrir cuota. Sabrás tú de sociopolítica ninja y de lazos fraternales.

Kishi no pudo evitarlo. Sabe que Sakura está para lo que está y por exigencias del guión, pero lo más divertido es que en su explicación-recitado al Héroe tras las palabritas mágicas, Sakura no hizo más que cumplir escrupulosamente con su parte del programa cliché establecido del-“Oh cielos, qué equivocada estaba, he olvidado “al otro” y tú eres mi only uan” ni decir nada que no fuera escrupulosamente cierto en fría lógica. Y eso la pierde, la fría lógica. Y que todo, hasta la confesión, era resultado de un tremendo ataque de culpa inducido por un compañero demasiado oficioso, y algo necesario para su plan-expiación, como las espinacas. Si esto no es toda una declaración de principios por parte del autor. que baje Kami y lo arregle. El comentario de Naruto- “Y haces todo este camino sólo para decirme esto?” no tiene desperdicio. Como la reacción de Sakura.

Oh melón sin corazón!
En fin, no sé que es más descacharrante. Que la única salida digna para justificar una confesión tan superficial y penosa para Sakura sea optar-a estas alturas-por la ambigüedad inconsciente, montar un Crepúsculo en Konoha y pretender que sigue sin aclararse, de modo que la única manera de salvar la papeleta cuando acabe el manga, si acaba con el Nardo, que para eso está, sea convirtiéndola en la única heroína que se declaró sin saber que lo estaba haciendo-aunque estaba convencida de que se estaba declarando en ese momento, o hacerla declararse mejor cuando de verdad proceda, pero esta vez con más feeling-o que toda esta milonga sólo haya servido para comprobar que nuestro Héroe Mesiánico no está interesado en recuperar a su némesis Sasuke sólo para hacer feliz a Sakura y demostrarle su hombría, sino que el tal Sasuke es su verdadera mitad perdida y la regeneración del corrupto mundo ninja depende de que consiga hacer entrar en razón al Uchiha descarriado o caer en el intento llevándoselo por delante. Kishi no podía haber encontrado un modo más brutal de recordarle a la heroína cuál es su lugar en la trama. Sólo cabe esperar que, tras apartar piadosamente a Sakura de dicha trama durante más de un año, el lector de manga haya olvidado el fiasco.

Read Full Post »

Veo veo con mi ojo mágico…la hecatombe que van a organizar los fans con el episodio de anime 166.

Pocas cosas hay más sangrientas, inmisericordes, asesinas y feroces que las shipping wars, los enfrentamientos virtuales-o no- entre los fans de una serie por el emparejamiento de nuestros personajes favoritos. Nunca lamentaré lo suficiente haberme perdido las batallas campales entre los partidarios de Harry-Hermione y Harry-Ron, por poner un ejemplo. O ¿Qué decir del Team Edward/ Team Jacob con campaña de hamburguesas y todo? ¿Buffy-Angel o Buffy-Spike? ¿Zuko-Katara o Katara-Aang? La de Troya.

En muchos show populares existe un momento horrísono en el que, o bien se busca con la peor intención del mundo la sangre, el dolor las lágrimas y los triángulos, o, peor aún, la intención de los autores va por un lado y las preferencias de muchos seguidores por otra. Y de este modo surgen la parejas semioficiales y las favoritas de los fans. Y pasa lo que pasa: encarnizadas mutilaciones verbales que exigen incluso aclaraciones públicas por la prensa para evitar la Tercera Guerra Mundial; que se lo digan a Jk Rowling, con amenazas de muerte incluídas. O a los creadores de Airbender: el último guerrero, que no sólo se burlaron sin piedad en uno de los episodios finales del fenómeno fan y su persistencia en emparejar a Zuko con Katara, sino que mucho me temo que se vieron obligados a torpedear cualquier atisbo de posiblidad y razonable duda acerca de los afectos de Katara saltándose la demografía infantil originaria de la serie y convirtiendo al pobre avatar Aang, que nunca pasa de los doce o trece añitos en la serie, en el héroe romántico más improbable que vieron lo siglos.
O casi. Porque hay que contar con el embrollo de Naruto. De las tres grandes series shonen actuales, solo Oda, el autor de One Piece, fue lo suficientemente sensato como para, mejor que peor, mantener a su pirata Luffy alejado de cualquier maremoto sentimental impropio del género, una de cuyas reglas máximas era, recordemos, “Las chicas tienen piojillos”. El pelirrojo Ichigo de Bleach, es, al menos, absurdamente casto y puro-lo que no impidió el Waterloo entre los fans en cuanto sus compañeras- feminoides o aproximadas- comenzaron a suspirar más o menos abiertamente por sus huesitos. El patatal-sentimental del posible triángulo doble de Naruto es tan caótico que, en un rasgo de hilaridad digno de estudio serio, el autor se hace el sueco en el manga, una parte del equipo de animación que lo adapta tira por un lado, y otra sale por peteneras y va por el otro cual cabra loca.
Y la causa de todos los males fue la pobre Hinata.

¿ Pareja Creada por los fans? ¡Sus vais a enterar!

Dejando a un lado-por el momento-la retranca cada vez más innegable de la obsesión del héroe Naruto Uzumaki por recuperar, salvar y sacar de las tinieblas al cada vez más psicopático y grillado Sasuke Uchiha, su hermano del corazón y ahora antagonista-villano, el presunto interés romántico del mocín es su compañera de equipo, Sakura Haruno, cuya mediocridad como heroína romántica traté en su momento. Kishimoto es tan generalmente asténico en su manga con todo lo que se refiere a las relaciones sentimentales, y todo lo visto hasta ahora entre Naruto y Sakura está tan desinflado en comparación con la sasukemanía del Chico del Chandal, que a la hora de adaptarlo para la tele los artistas se vieron obligados a dar un poco más de chicha y “emociones conflictivas inconscientes” a la moza rosa respecto a Naruto. Además de cientos y cientos de guantazos extraoficiales de gusto más que dudoso. Pero hubo un personaje muy secundario que parece haberse ganado el corazón de gran parte del equipo a cargo de la versión animada de Naruto (junto con la de la mitad del fandom occidental, para asombro y pasmo del mismo autor). Hinata Hyuuga, la princesita del ojo blanco enamorada inútilmente del hiperactivo titular. Se veía venir, a juzgar por la atención que se llevó en varios episodios de relleno, o vistos esos sketchs humorísticos que añaden los animadores, el último con Sakura acusándola directamente de sobornarlos.
Lo que explicaría la mini maravilla que ha sido el episodio 166 de Naruto shippuuden, que adapta el momento en que Hina finalmente confiesa sus sentimientos y se sacrifica por el mocín. Uno de los animadores estrella de Estudio Pierrot, al parecer fan declarado del personaje, solicitó específicamente hacerse cargo del episodio.

Awwww-Hina-chan-Aunque Kishimoto te ignore, Hirofumi Suzuki te adora. Hasta tienes halo.

Cualquier anime standard, como digo siempre, tiene sus más y sus menos. Su función principal es la de expandir el manga original-y generalmente expande a base de bien. Cuando los animadores están inspirados y tienen presupuesto, pueden hacer cenefas y embellecimentos increíbles con lo que originalmente pueden ser un par de viñetas. Lo que Suzuki decidió fue apañar en veinte minutos La Historia de Amor más Grande Jamás contada, tal cual. Una exquisita dramatizacion y escenificación de lo que se narraba someramente-y en diálogo- en un par de páginas en el manga original. Su propia visión y versión del personaje de Hinata a base de flashbacks desde su primera infancia, la presión de sentirse un fracaso como heredera de la casa más noble de la villa, su encuentro con el paria de pueblo Naruto y fuente de inspiración instantánea, y ya en el presente, sus intentos desesperados por liberar a Naruto del ser maligno que se llama a sí mismo modestamente dios, cómo lucha y cae una vez, y otra, y otra, y otra……

Para cuando Hinatina está literalmente arrastrándose por el suelo intentando- todavia- liberar a un Naruto agónico…
O cuando lo que queda de ella dedica su última mirada y palabritas al shockeado Tarugo Uzumaki, segundos antes de ser aplastada como una mosca…

O cuando el sobrecargadísimo Tarugo se vuelve majara ante tanto drama….y comienza a transformarse en Hulk, digo en Zorro de Nueve Colas….

Para entonces sólo los antis más sin entrañas y los fanaticos de la acción a tope pueden ser capaces de no sentir una ligera opresion en la garganta. (Yo resistí como una jabata al efecto kleenex hasta la escena extra, el omake, que prefiero confundir o interpretar como el último mini flashback infantil que tiene una Hinata moribunda y su “gomenasai-gracias” a un Narutín que pasa corriendo sin mirarla siquiera, antes del abrupto fundido en rojo). Con animación fluida, colores no demasiado saturados y música cuidadisíma, todo como en esas películas con las que exprimen la gallina de los huevos de oro cada año. El caso es que el estudio decidió dar presupuesto y tiempo para convertir el sacrificio y declaración amorosa de un oscuro personaje secundario en uno de los momentos emocionales clave de la actual saga argumental de Naruto (incluso dejaron al tal personaje protagonizar en solitario los títulos finales de esta temporada como declaración de principios), mientras que, al parecer, los episodios anteriores de la temporada, centrados en luchas constantes, no han tenido ni el mismo presupuesto ni la misma animación. Lo que no deja de ser un auténtico mini coup (o hinatazo en este caso) y dedito levantado a Masashi Kishimoto, el autor del invento. El cual, poco a poco, y a juzgar por sus comentarios en las entrevistas, debe de haberse dado cuenta de que ha creado un mostruo. O se espabila o los animadores van a terminar la historia por su cuenta, Kami les bendiga por haber sacado la artillería pesada caiga quien caiga.

Read Full Post »

La mayor desgracia que puede caerle encima a una lectora de shonen “de edad interesante”-en conjunción planetaria con el pobre héroe que tenga que aguantarlas- son determinadas protagonistas femeninas. Muy en concreto las de variación “tsundere”.
Tsundere es, al parecer, una palabra-baúl, y la idea aproximada que quiere transmitir podría ser-“ahora bruta, ahora cariñosa”. Es decir, una tsundere es la chica entre marimacho, marimandona o simplemente rosmona que esconde la profundidad de sus verdaderos sentimientos bajo una-muy gruesa y recocida-corteza de tipa dura.
En la práctica, lo que realmente implica el concepto es que muchas mocinas del shonen padecen trastorno bipolar.

Creo que la Akane de Ranma y medio fue uno de mis primeros contactos con el prototipo.

Quiero decir, cualquiera que recuerde Mazinger Z “disfrutó´” con las explosivas rabietas de Sayaka Yumi, una antecesora directa. Pero el caso de “la chica” de Naruto, Sakura Haruno, y el abuso que los equipos de animación hacen del gag de su Puño de la Justicia fueron una de las causas directas de que dejara de ver la versión anime. “Mayoremente”, tras el momento en que Sakura aterriza como una bomba desde unos diez metros de altura y hace un cráter en el suelo con el infeliz Naruto. O cuando lo agararra del pelo y lo lanza a lo discóbolo, o cuando….

Así se reencuentran el héroe y su interés romántico tras dos años y medio de separación. Hay cosas que nunca cambian.

Kishimoto aprovechó el personaje de Sakura para mofarse del cliché tsun tsun a base de bien-Sakura tenía una representación mental de su verdadera personalidad, la “Sakura auténtica”, oculta bajo su fachada modosa, que aparecía en su retorcida mente en momentos comprometidos. Lo que los equipos de animación de Naruto han hecho es convertir a Sakura en un ente peligrosamente psicótico. Y no es que Sakura sea un caso aislado dentro de los shonen más “in”.

Tenemos a Rukia Kuchiki, de “Bleach” y su Pataditsu-éste es otro reecuentro enternecedor entre ella y su “descerebrado” Ichigo.

O a la Winry Rockbell de Fullmetal Alchemist y sus LLaves Atornilladoras letales.

Pero, pero…el problema con Sakura y su abusado gag del Puño Demoledor (y sí, la Sakura de la segunda parte de Naruto ha adquirido fuerza sobrehumana, eso tiene que doler) es que mientras que la Winry de Fullmetal es un ejemplo de Tsundere bien hecha-(el descubrimiento de sus sentimientos hacia Ed Elric, su amigo de infancia, lo realiza ella sola y con la progresión adecuada) y Bleach es, fundamentalmente, acción pura y dura gracias al quinceañero más soso del universo… Sakura, ay Sakura, tuvo que estar metida en un triángulo insano, con la cual la progresión de sus sentimientos hacia Naruto dan más tumbos que una carretera asturiana de las de antes. Y no precisamente por el tsun tsun.

Para dejarlo claro: Sakura es “la chica” que le gusta a Naruto, de modo que se supone que debe ir incluida en el lote que el héroe titular va a alcanzar al final de la serie junto con el reconocimiento de la villa que antes le despreciaba, la derrota del villano, la conversión admirativa del rival Sasuke etc etc etc. El problema fue la aparición del dichoso triángulo. Naruto podía ser la típica historia del pringao de la clase que consigue a la chica tras derrotar y librarla del chuleta guaperas del curso, tras la humillación definiva del innombrable. El problema surgió ya en la primera parte de la serie, cuando sí, Sakura pasó de odiar a muerte a Naruto, la peste del chandal naranja, a confiar plenamente en él-sin dejar de arrearle como es debido al menor desmande, que una es Tsundere pa lo que haga falta. Pero por el camino, su admiración de colegiala pasa a ser interés romántico auténtico por el rival Sasuke (no hay nada como unas cuantas situaciones de vida o muerte para unir al un grupo de disfuncionales). Y lo que es peor, el héroe y el rival se hicieron hermanos del alma y cuando el ex rival cae presa del mal y la oscuridaaad, y deserta de su villa militarística… no es uno, que son dos corazones los que se rompen, el del héroe y el de la chica. Que reaccionan de la misma manera cuando escuchan el nombre tabú, o cuando sueltan lagrimones porque el escurridizo objeto de sus desvelos les da gato por liebre. Un par cuya obsesión conjunta por recuperar a su eslabón perdido ha sido la tónica de la segunda parte de la serie. Y lo que , realmente, ha impedido que el tándem funcione como posibilidad romántica. ¿ Qué sentido tendría un Rhett Butler tan obsesionado en salvar y rescatar a Ashley de las trincheras como la propia Escarlata?

Ser la Gwen de este “Camelot” es como para volverse tarumba.

Así, en vez de darse cuenta por sí misma, a la pobre Sakura le echan en cara-con muy malos modos y 460 capítulos más tarde -que al héroe de la serie le gusta… y la infeliz de ella se queda helada y llorando como una Magdalena por el sentimiento como de culpa abrumadora -¿Y qué creías que pasaba cuando constestabas “No, idiota” a sus peticiones de cita con cara de cortar la leche, Sakura-chan?. Y justo el mismo día en el que se entera de que su ex primer amor es un criminal internacional. Lo que se le ocurre, a modo de reparación, y para distraer al héroe del hecho de a su ex rival y ex hermano del alma le ha caído una condena a muerte general por sus maldades… ha sido una de las más tristes y patéticas confesiones amorosas que he tenido el gusto de echarme al ojo. Una maniobra de distracción para quitarse al héroe de encima llevándolo de vuelta a la aldea, que bastante ha hecho ya el pobre, y liquidar al ex compañero traidor ella misma, y solita. Tan mala y forzada que ni el mismo beneficiario se la traga. Tiene narices la cosa. Porque Sakura tiene que ser el premio al héroe como Dios y las leyes del shonen mandan, pero esto ya es una auténtica farsa, aunque- le gasp!-Sakura se declare por por tercera (!) vez en la serie, y esta vez sea de verdad de la buena, Naruto, que va en serio. Que ya hemos matado a Sasuke y seremos felices y comeremos perdices. Yupiiii!!!

Lo siento, pero no.

Read Full Post »

Naruto, la serie shonen reina en occidente, el fenómeno que lleva diez años animando teles, videojuegos, saraos de cosplaying y merchandising de todo tipo…está de un melodramático que no se puede aguantar. Está claro también que, analizando fríamente la sociedad espartana de “Naruto”, un mundo que según nuestros esquemas estaría basado en el entrenamiento y empleo de niños soldado, la cosa tenía que acabar por ponerse seria.
Dicen las malas lenguas que la creciente oscuridad de su historia se debe a que Masashi Kishimoto, su papi, está hasta la mismísimas narices de su creación-o más bien, que es consciente de que su público original ha crecido con la serie y ha llegado el momento de aplicar los consabidos dolores de crecimiento a su trío protagonista-y al público en general. El cual afirma que, en efecto, la serie es un dolor, pero el crecimiento tarda en llegar más de lo deseable.

Sakura, Naruto y Sasuke en la primera parte- qué tiempos aquellos y qué bien se lo pasaban.

Recapitulando: La historia de Naruto es no sólo un arquetipo Shonen-El pringao de la escuela ninja se convierte en el más y mejor del mundo mundial-sino un arquetipo universal. El bebé abandonado es en realidad el príncipe oculto que va a salvar el país-quiera el país o no. En eso está Narutín, pero le está costando a la pobre criatura más que la sangre sudor y lágrimas de Churchill. Sobre todo las lágrimas,dicen los detractores, aterrados al ver al pobre Naruto sufriendo un parrús histérico en vivo y en directo. La historieta está montada. Su origen era ligerito como una comedia High School americana. Naruto el ruidoso, su rival Sasuke el frío y borde y la chica de sus anhelos, la marisabidilla Sakura habían formado el Equipo Siete, se habían hecho inseparables…y de pronto Sasuke cae presa del lado oscuro ….y Naruto y Sakura no levantan cabeza en la entera segunda parte.


Sakura, Naruto y Sasuke tres años después. La que se ha liado.

Lo cierto es que los protestones están-por razones de sexo y edad, su mayoría- pasando por alto otro arquetipo universal que al shojo le encanta-el sacrosanto trío. De acuerdo, Kishomoto siempre ha sido un pelín melodramático, pero el penoso espectáculo ofrecido últimamente por la heroína, Sakura, en lo que debe ser la más cutretástica confesión amorosa al héroe titular en todita la historia del tebeo y los litros de lagrimones que el esfuerzo por recuperar a su amigo descarriado está costando al mocín y la mocina de esta historia tienen una causa clasiquísima. El infame triángulo.

Una cubierta para el Idhun de Laura Gallego. Curioso, muy curioso.

La piña que se han montado Naruto sasuke y Sakura se la sabía muy bien T H White y la recogieron Lerner y Loewe en el musical “Camelot”. Naruto el bocazas optimista y su increíble fuerza era “Verruga” y se está convirtiendo en Arturo. El atormentado Sasuke y su increíble habilidad es Lancelot-en peligro de acabar en Mordred- y Sakura, la flor de cerezo, es Guinevere, la desdichada que ve a su caballero-o shinobi-ideal en la mezcla de los dos. Vamos anda, la mismísima tríada que usó Laura Gallego con Jack, Kirtash y Victoria en Memorias de Idhun, o Stephenie Meyer con Edward, Jacob y Bella en las continuaciones de Crepúsculo. Por cierto que las soluciones de ambas dos a sus respectivos enredos fueron de traca. Con Kishimoto, esto puede ser antológico.
De modo que, sintiéndolo, Naruto y Sakura seguirán llorando muchísimo hasta que salven a su vértice Sasuke o se vean obligados a liquidarlo-en cuyo caso las inundaciones exigirán que el manga se venda con impermeable. El shojo se ha instalado en un tebeo de mamporros. Que Kami nos pille confesados.

Read Full Post »